domingo, 3 de enero de 2016

Mira como este hombre vivió sin corazón. Por favor compártelo, revolución en la medicina.!

Este es el caso de Craig Lewis, un hombre de 55 años de edad, quien sufría de una infección cardíaca llamada “amiloidosis”, una enfermedad que le provocaría una muerte ineludible, sin posibilidad de ser salvado ni siquiera colocándole un marcapasos. Le sacaron el corazón y lo sustituyeron por un artefacto mecánico y continuó viviendo.

 La amiloidosis es una enfermedad autoinmunitaria muy poco frecuente que llena los órganos internos con una proteína viscosa que origina insuficiencia cardíaca, renal y epática. En este caso se trataba de una enfermedad mortal sin cura para el corazón de Lewis y en caso de no haber sido intervenido quirúrgicamente, con seguridad hubiera muerto a los pocos días. Dos médicos del Texas Heart Institute de EEUU, Billy Cohn y Bud Frazier sugirieron quitarle el corazón y reemplazarlo por un aparato creado a base de bombas que permite el flujo de sangre de manera continua.

Este novedoso dispositivo había sido previamente probado con éxito en 70 terneros. El procedimiento consistía en extirpar el corazón de estos animales y sustituirlo por el aparato. Al día siguiente los animales se comportaron de modo normal. La única diferencia con su vida pasada fue que al no tener corazón no tenían pulso ni emitían ruido interno, ya que el dispositivo es absolutamente silencioso. De esta forma, en marzo de 2011, fue su esposa, Linda, quien dio la autorización para que le implantaran este artefacto a su marido.

 Este revolucionario invento tiene la misma función de un corazón normal, bombea la sangre de manera continua a través del cuerpo impulsado por turbinas. Aquí viene algo realmente sorprendente, según palabras de los médicos: “Si escuchamos el pecho del señor Lewis con un estetoscopio, no escucharíamos un latido. Si examinamos las arterias, no habría pulso. Si lo conectáramos a un electrocardiograma mostraría una línea recta. Bajo todos los criterios convencionales que usamos para analizar a nuestros pacientes, está muerto”, dice el Dr. Cohn. “Y, sin embargo, está vivo.

 Al día siguiente de la cirugía el paciente ya se encontraba despierto y hablando, aunque falleció desgraciadamente a las 5 semanas debido a una enfermedad subyacente. Si bien el experimento dio resultado en una buena cantidad de animales, no se conocen por ahora otros testimonios en humanos que den cuenta de resultados positivos, por lo cual, sería aventurado hablar de un éxito rotundo pero sin lugar a dudas estos avances dan cuenta de una verdadera revolución en el campo de la medicina desde ahora y para siempre.

¿Te imaginas tener una máquina automática en tu cuerpo en lugar de tu corazón? Preguntarnos este tipo de cosas despiertan una nube interminable de interrogantes. ¿como experimentaremos las emociones? ¿que sentiríamos teniendo un corazón artificial? Si la tecnología sustituye un órgano crucial como el corazón por una pieza inorgánica, fría y mecánica ¿continuaríamos siendo la misma persona? ¿Que opinas? Si te ha parecido interesante este artículo, te agradeceríamos que colabores con su difusión, compartiéndolo en redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada