miércoles, 17 de agosto de 2016

Bastan solo 6 movimientos para levantar los pechos, Nada de cirugía plástica ni remedios.

Es una fase normal del proceso de envejecimiento femenino: la fuerza de gravedad no se detiene y, a su debido tiempo, empieza a atraer los pechos hacia abajo.

Muchas personas creen que la única opción que les queda es someterse a operaciones de cirugía de gran envergadura, ¡pero no es así! Estas 6 sencillas posturas de yoga te ayudarán a levantar y reafirmar tus pechos en muy poco tiempo.

Esta postura fortalece y reafirma los músculos del pecho. También es beneficiosa para personas con problemas de espalda, ayuda a la digestión y potencia la concentración y el equilibrio. Para lograr el máximo efecto, debes repetir este ejercicio 7-10 veces.

1. Ponte de pie, separa las piernas un metro aproximadamente. Los pies deben estar firmes y alineados.


2. Gira el pie derecho hacia afuera 90 grados.

3. Inhala y levanta los brazos a la altura de los hombros.

4. Baja tu cuerpo hacia adelante doblando la rodilla derecha, pero manteniendo la cadera alineada.

5. Ahora gira la cabeza lentamente hacia tu mano derecha.

6. Haz 4-5 respiraciones completas (ihnala-exhala) en esta posición.

7. Sal de la posición colocando el pie derecho al lado del izquierdo y bajando lentamente los brazos.

8. Repite la postura; esta vez gira el pie izquierdo y dobla la rodilla izquierda.


Trikonsana (postura del triángulo)

Esta postura no solo reafirma el pecho, sino que también fortalece los músculos de los muslos y aumenta la flexibilidad de la cadera y el cuello.

1. Empieza en posición vertical, con las manos juntas frente al pecho. Salta con las piernas hacia afuera y ya en el suelo, sepáralas tanto como te sea cómodo. Mantén los brazos extendidos, paralelos al suelo.

2. Gira el pie derecho 90 grados desde el centro.

3. Levanta el brazo derecho hacia arriba y mánten el brazo izquierdo extendido.

4. Inclínate hacia el lado derecho con el torso hasta que la mano derecha alcance la espinilla derecha.

5. La mano izquierda estará extendida hacia el cielo.

6. Gira la cabeza hacia el pulgar izquierdo.

7. Regresa a la postura vertical usando la mano izquierda. Coloca los pies en posición paralela.

8. Coloca las manos suavemente en las caderas.

9. Repite los movimientos en el lado izquierdo.

Bhujangasana (cobra)
Con esta postura vas a reforzar el estómago, los hombros, los pulmones y el pecho. ¡También reafirmará tu trasero!

1. Recuéstate boca abajo con la frente sobre sobre el tapete de yoga. Separa los pies a la anchura de las caderas. Debes de hacer presión con los dedos de los pies sobre el tapete.

2. Coloca las manos sobre el tapete de manera que guarden la misma distancia que hay entre los hombros, los cuales se encuentran alineados con el cuello.

3. Levanta lentamente el cuerpo haciendo presión con las manos sobre el tapete. Flexiona los brazos levemente.

4. Baja los hombros. No tienen que apuntar hacia las orejas.

5. La espalda tiene que estar relajada. El esfuerzo se concentra en el estómago.

6. Extiende el cuello y, por lo tanto, la columna, dirigiendo la mirada levemente hacia arriba.

7. Practica la respiración profunda para abrir el pecho.

8. Con una exhalación, relaja el cuerpo y recuéstate completamente sobre el tapete.


Dhanurasana (postura del arco)

Si no solo quieres mejorar el pecho, sino también el estómago, las piernas y el trasero, deberías practicar este ejercicio. Repítelo 2-3 veces.

1. Recuéstate boca abajo con la frente sobre el tapete. Separa los pies a la altura de las caderas. Los dedos de los pies deben hacer un poco de presión sobre el tapete.

2. Levanta las piernas doblando las rodillas. Toma los pies con las manos hacia atrás.

3. Inhala profundamente y exhala mantieniendo la tensión en los músculos del estómago.

4. Levanta el cuerpo, mantén la cabeza y el cuello rectos.

5. Termina la postura, suelta las extremidades y relaja el estómago.


Chakrasana (postura de la rueda)

Esta postura es magnífica para la circulación. También es recomendable si tienes problemas de digestión o de postura.

1. Recuéstate boca arriba con las piernas dobladas, acerca los pies al trasero tanto como sea posible.

2. Coloca las manos al lado de la cabeza, separadas a la misma distancia que los hombros.

3. Levanta las caderas, manteniendo los pies separados a la anchura de las caderas.

4. Imagina que un hilo invisible tira de tu pecho y de tus extremidades hacia arriba.

5. Trata de estirar completamente los brazos y sostén esta posición durante 30 segundos.

6. Regresa lentamente a la posición inicial, estira los brazos y piernas en el suelo.


Ustrasana (postura del camello)


Sarah Siblik
Esta postura es excelente para aquellos con problemas de circulación. El suelo pélvico y la espalda también se fortalecen.

1. Ponte de rodillas con la espalda recta.

2. Estira la mano derecha detrás de ti y sostén el tobillo derecho con firmeza. Repite el movimiento con la mano izquierda.

3. Inclínate hacia atrás, arquea la espalda con cuidado y abre suavemente las rodillas.

4. Mantén esta posición durante 30 segundos.

5. Vuelve a la posición vertical haciendo fuerza con los músculos del estómago.

Cada una de estas posturas reforzará los músculos de tu pecho; de esta forma, tus senos lucirán firmes de forma natural. Por supuesto, necesitas practicar regularmente para notar la diferencia. Considerando todos los beneficios adicionales que estos movimientos tienen para el cuerpo, ¡definitivamente, merece la pena intentarlo!

                    NO DEJE DE VER ESTE VÍDEO
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario