jueves, 26 de mayo de 2016

Por un gusto que casi toda mujer desea: Esta mujer debe amputarse las nalgas, los pies y los brazos. Por favor compártelo.!

Apryl Michelle Brown, una ex peluquera de 46 años de Los Ángeles, dijo en una entrevista con The Sun que pagó un precio terrible por su vanidad.

Ella buscó ayuda en el mercado negro para realizar un procedimiento de llenado de silicona en las nalgas, que posteriormente resultó ser silicona de sellado, de la utilizada en los baños. Ahora, después de haber perdido parte de los brazos, las piernas y las nalgas, ella comparte su historia para advertir sobre los riesgos de las cirugías llamadas “soluciones rápidas”.

“Yo no sabía los peligros. Me pareció que era una inyección inofensiva que me daría el trasero perfecto. Pero en realidad la silicona utilizada no era adecuada para los seres humanos. En realidad, fue sellante del utilizado en los baños”, dijo. “Mi cuerpo tuvo una reacción alérgica masiva y me dejó al borde de la muerte. La única forma en que los médicos me salvaron la vida fue amputando mis nalgas, mis manos y mis pies.”


Apryl contó que la mujer que hizo la aplicación de silicona no tenía formación médica y cobró alrededor de 650 euros (unos US $ 2.588) para dos lotes de inyecciones. “Yo no hice ninguna investigación. Fue una combinación de ingenuidad, confianza fuera de lugar e inseguridad la que me llevó a tomar esta decisión desastrosa”, admitió. “Ella realizó el procedimiento en la habitación de su hija. Revisó mis nalgas y dijo: usted necesitará tres o cuatro sesiones para obtener el resultado deseado.”

El primer procedimiento duró aproximadamente una hora y para la norteamericana era extremadamente doloroso. En unas semanas volvió a realizar el segundo. Sin embargo, antes de salir de la casa, dijo que lo pensó mejor y abandonó la idea. Sin embargo, el daño ya estaba hecho. Esto se debe a que, en un espacio de dos años, la zona llena de sellante era dura y negruzca.

De esta forma, su vida cambió para siempre. En los cuatro años siguientes al procedimiento, ella pasó dolores constantes. Además, dos cirujanos le dijeron que era demasiado peligroso para eliminar la silicona.

Finalmente, en febrero de 2011, un cirujano realiza la operación. Sin embargo, Apryl desarrolló una infección en las nalgas, potencialmente fatal. Por lo tanto, se colocó en un coma inducido por dos meses, durante los cuales se realizaron 27 cirugías, empezando por la amputación de las nalgas y pasando por varios injertos de piel.

Hoy en día, ella dijo que no busca seguir procesos judiciales o compensación y que sólo quiere seguir adelante. “Nunca voy a ser capaz de hacer el pelo de mis niñas o sentir la arena entre los dedos, pero creo que sobreviví para compartir mi historia. Quiero advertir a otros acerca de los peligros de la cirugía en el mercado negro. Nacemos perfectos y completos, y mi mensaje es que debemos aprender a amarnos y aceptarnos a nosotros mismos por lo que somos “, declaró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario