miércoles, 11 de febrero de 2015

Especialista afirma comer más no alimenta mejor a las personas

En el ámbito nutricional la tecnología no se ha quedado atrás y hoy en día se promocionan aplicaciones para celulares inteligentes que ayudan a las personas a calcular el índice de masa corporal, las calorías necesarias para la edad y talla, así como conocer las calorías de cada producto comestible con simplemente tomarle una foto al código de barras y programar un plan dietético personalizado que le permita mantener control de sus ingresos calóricos y de las pérdidas por ejercicio.

Sin embargo, cabe preguntarse qué proporción de la población dominicana tiene acceso a un teléfono inteligente? Tendrá la población de menos recursos acceso a este tipo de información? La doctora Melissa Guzmán sostiene que a través de los años el avance en métodos y tecnología ha hecho posible hacer más práctica e instantánea la adquisición de conocimientos, tanto sobre lo que pasa a nuestro alrededor como lo que pasa en nosotros mismos.

Expuso que esto ha conllevado al desarrollo de dispositivos y aplicaciones en teléfonos inteligentes que “nos permitan conocer valores que podemos usar de referencia con los nuestros y hacernos una idea de por dónde va nuestro estado de salud”.

Refirió que el acceso a esta información no discrimina en edad y debe ser de interés de la población general pudiendo preguntarle a su médico de cabecera más sobre este tema e incluso que le ayude a organizar sus hábitos alimenticios y los de su familia, debido a que una nutrición más sana inicia con un beneficio individual que luego se extiende a la colectividad.

En el 2012 un reporte de la ONU encontró que el 35.5% de los dominicanos tienen acceso a Internet y eso dejaba a una mayor proporción de dominicanos sin acceso a este medio. Sin embargo gracias a los avances en la educación “podemos instruir a la población a una alimentación más inteligente en las que el acceso a la información es más limitado”, destaca la doctora Guzmán.

Expuso que el término nutrición inteligente no solo debe hacernos pensar en un móvil que nos facilite esos datos, sino que debe inferir que con una campaña educativa y de instrucción a padres y educadores podemos hacer que la población empiece a ver la alimentación no solo como el hecho de eliminar, de manera momentánea, la sensación de hambre sino el hecho de aprovechar al máximo, en términos de energía, los nutrientes aunque esto aparentemente parezca una menor proporción de alimentos.

A su juicio, una nutrición inteligente alberga el conocimiento de la cantidad de aportes calóricos diarios para determinada edad, sexo, talla y grado de actividad, el porcentaje de esas calorías a consumir en el desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas, la eliminación del tabú de que comer más es estar mejor alimentado, y el entendimiento de que el cuerpo es como un banco donde lo que usted come de más se reserva en el organismo y en algún momento le hará predispuesto a obesidad mórbida, enfermedades cardiovasculares y menor rendimiento físico y hasta intelectual.

A continuación el texto íntegro de declaración de la doctora Melissa Guzmán

NUTRICIÓN INTELIGENTE, POSIBLE?

A través de los años el avance en métodos y tecnología ha hecho posible hacer más práctica e instantánea la adquisición de conocimientos tanto sobre lo que pasa a nuestro alrededor como lo que pasa en nosotros mismos, llevando esto al desarrollo de dispositivos y aplicaciones en teléfonos inteligentes que nos permitan conocer valores que podemos usar de referencia con los nuestros y hacernos una idea de por dónde va nuestro estado de salud.

En el ámbito nutricional la tecnología no se ha quedado atrás y se están promocionando aplicaciones para celulares inteligentes que ayudan a calcular el índice de masa corporal, las calorías necesarias para la edad y talla, conocer las calorías de cada producto comestible con simplemente tomarle una foto al código de barras y programar un plan dietético personalizado que le permita mantener control de sus ingresos calóricos y de las pérdidas por ejercicio.

La siguiente interrogante sería: Qué proporción de la población nacional tiene acceso a un teléfono inteligente? Pero también: Tendrá la población de menos recursos acceso a este tipo de información?

En el 2012 un reporte de la ONU encontró que el 35.5% de los dominicanos tienen acceso a Internet eso dejaba a una mayor proporción de dominicanos sin acceso a este medio sin embargo gracias a los avances en la educación podemos instruir a la población a una alimentación más inteligente en las que el acceso a la información es más limitado.

El término nutrición inteligente no solo debe hacernos pensar en un móvil que nos facilite esos datos, sino que debe inferir que con una campaña educativa y de instrucción a padres y educadores podemos hacer que la población empiece a ver la alimentación no solo como el hecho de eliminar, de manera momentánea, la sensación de hambre sino el hecho de aprovechar al máximo, en términos de energía, los nutrientes aunque esto aparentemente parezca una menor proporción de alimentos.

Una nutrición inteligente alberga el conocimiento de la cantidad de aportes calóricos diarios para determinada edad, sexo, talla y grado de actividad, el porcentaje de esas calorías a consumir en el desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas, la eliminación del tabú de que comer más es estar mejor alimentado, y el entendimiento de que el cuerpo es como un banco donde lo que usted come de más se reserva en el organismo y en algún momento le hará predispuesto a obesidad mórbida, enfermedades cardiovasculares y menor rendimiento físico y hasta intelectual.
Foto Archivo
El acceso a esta información no discrimina en edad y debe ser de interés de la población general pudiendo preguntarle a su médico de cabecera más sobre este tema e incluso que le ayude a organizar sus hábitos alimenticios y los de su familia. Una nutrición más sana inicia con un beneficio individual que luego se extiende a la colectividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario