domingo, 8 de noviembre de 2015

Mira como proteger y cuidar de la vagina después de una relación sexual. No lo ignore.!!

La vagina merece sumo cuidado, si queremos evitar enfermedades y preservarla sana y feliz  Por eso, en este artículo te voy a dar algunos consejos sobre el cuidado de la vagina llegada la hora de la intimidad…

Limpieza:
Después de mantener relaciones sexuales, es muy importante que higienices tu vagina. Para ello, procura ir al baño a hacer pis para así barrer con todas las bacterias que hayan podido entrar en tu interior.

 Si tienes la oportunidad, complementa esta limpieza interior con otra exterior. Para realizarla, utiliza solo agua para lavar el área de la vulva y sécala muy bien con una toalla limpia y seca. Nunca utilices duchas vaginales, jabones con perfume o desodorantes en aerosol para su limpieza. Recuerda que tu vagina se limpia a sí misma por medio del flujo transparente que se encarga de liberar de bacterias la zona.

En el caso de que tengas la piel de la zona muy irritada, luego de lavar la vagina, puedes utilizar el secador de cabello con el aire frío o casi tibio para eliminar los restos de agua. No emplees ningún tipo de producto de higiene femenina íntima que contenga perfume o vaselina, pues esto puede irritar la piel del área, y ocasionar picazón y la aparición de molestos hongos vaginales.

La ropa interior:
La limpieza de toda tu ropa interior es clave para una buena salud sexual. En consecuencia, lo mejor es elegir un jabón líquido suave para asearla. Nunca la laves con cloro o detergentes muy abrasivos porque esto puede causar una irritación posterior. Recuerda enjuagarla muy bien y en el caso de que no estés muy segura de que eliminaste el jabón por completo, vuelve a enjuagar.

La ropa interior sexy es especialmente atractiva al momento de tener relaciones sexuales, pero no es la más apropiada para cuidar la buena salud de tu área vaginal. Lo mejor es optar por ropa de algodón. Evita el uso de nylon, acetato u otras fibras sintéticas que pueden ser realmente perjudiciales.

Tampoco es aconsejable usar pantimedias de nylon u otras telas similares debido a que ellas no liberan el calor y la humedad, y por consiguiente convierten tu vulva en un caldo de cultivo para bacterias y otros gérmenes que pueden producir diferentes tipos de infecciones.

Uso de geles íntimos:
Consulta con tu médico sobre el uso de geles lubricantes íntimos al momento de tener relaciones sexuales. Él sabrá cuál es el mejor para ti y te aconsejará cómo usarlo.

¿Qué te recomendamos nosotras? Evita aquellos que estén fabricados a base de petróleo, pues pueden causar irritación, favorecer la formación de hongos y multiplicar las posibilidades de que los preservativos se rompan. No dudes en seguir estos consejos y verás que lograrás preservar la salud de tu vagina en perfecto estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario